En la actualidad, los medios de comunicación han arrasado con todos nosotros; tanto así que han contribuido en la enseñanza y procesos educativos. Los docentes debemos emplear estos medios como herramientas fundamentales que conlleven al estudiante a interesarse por nuevas cosas y así adquirir capacidades formando personas competitivas en el mundo actual. Gracias a los avances a pasos agigantados que ha tenido la tecnología, muchas personas se benefician facilitando procesos de enseñanza-aprendizaje; uno de estos medios y de los más importantes es el famosísimo "Internet", allí encontramos la respuesta a muchos de nuestros interrogantes creando en el aprendiz nuevas dudas conduciéndolo a su preocupación por el "saber", ese saber que  cada vez que es resuelto, surgen más y más preguntas en nuestra sociedad influyendo de positivamente  en la formación de cada uno de nosotros. Por lo anterior, podemos deducir que este instrumento empleado para la enseñanza no lo podemos dejar pasar por desapercibido. Es por esto, que el papel del docente debe ser muy importante e influyente de forma positiva en la escuela mejorando las posibilidades que los nuevos medios nos brindan y de igual forma creando nuevas estrategias que conduzcan al aprendizaje. Las nuevas tecnologías se han vuelto inseparables de nuestra vida cotidiana; cada día podemos hacer más actividades gracias al uso tecnología permitiendo desarrollar nuevas competencias de una forma dinámica y motivadora para el estudiante.

Estos medios, han permitido grandes avances potencializando la labor pedagógica  y una educación que  cada día avanza cambiando nuestra forma de enseñar y de aprender dependiendo en el nivel que nos encontremos y la edad que tengamos; gracias a ello, aprendemos a analizar los diferentes medios de comunicación, cómo se representan y cómo reaccionamos frente a estos siendo activos en nuestro proceso de formación, comportamientos y actitudes; en conclusión, los medios de comunicación son de vital importancia en nuestro proceso de desarrollo ya que nos ayudan a marcar una huella en nuestra cultura modificando nuestra construcción de saberes, metodologías de enseñanza-aprendizaje y formas de conocer el mundo y así lograr la formación integral teniendo en cuenta la función social que desempeña cada individuo en la sociedad.